jueves, 1 de julio de 2010

conviviendo con humanos.. -.-

Ya se suponía que habían terminado las vacaciones de verano y bueno yo no esperaba que Lucas tuviera la gran idea de inscribirme a una secundaria de ahí!

-QUE!? Pero PORQUE?!-le gritaba a Lucas cuando me dijo su magnifica idea de poder convivir con los humanos.

-No dejare que pases todo un año sin hacer nada aquí, además pasarías mas desapercibida o por lo menos no te creerían la chica rara del pueblo, por que ya me entere de tu…antisocialidad.- Genial! Ahora Lucas quería que estudiara para no pasar como rara, pero le tenia una cosa. Y es que era… una idea MALA! Ya que solo por el físico y que no quería estar tanto tiempo con algunos chicos ellos ya me creían rara.

Ademas aun no podía estar tan cerca de los humanos! Que acaso a Lucas se le olvidaba que apenas tenia unos 2 o 3 meses convertida? Eso aun me hacia un neófita no? La verdad era un buen pretexto para no asistir a clases.

-No ire a ninguna maldita escuela llena de humanos! Que acaso se te olvida que no puedo pasar mucho tiempo con ellos?

-Iras… -ahh! No podía ganarme!- iras quieras o no! No me importa si quieres perder clase o hacerte novia de cientos de ellos! O si quieres reprobar! Pero tendras que ir… y sabes, asi será mas fácil a acostumbrarte a estar con los humanos!

P.O.V (Lucas)
Le dije todo eso en menos de 15 segundos pero ella lo comprendió, Kathleen solo estaba a un lado mirando como nos enojábamos y peleábamos sin parar.

-Bien-me dijo cuando lo pensó en 10 segundos- reprobare todas las clases que sean posibles. –dijo esto y se me dio la espalda cuando inicio su caminata hacia la puerta trasera, que estaba a tan solo unos pasos de ahí.

-Valerie! Espera! – le dije pero no me hizo caso, y siguió caminando hasta que salió de la casa con una mochila que esperaba fuera la de la escuela, aunque no la segui… sabia que no se iria, no por ahora.

POV Valerie
Bien, tenia que admitirlo, tenia que ir a la estúpida escuela, quisiera o no. Porque si no lo hacia algún maldito humano iba a decirme “hey tu porque no estas en la escuela” y tendría que inventar todo un choro que no quería.

Esperaba en la esquina, había varios jóvenes como de mi edad , o quizás mas pero por alguna razón no me dijeron nada. Hasta que llego el autobús, que fue un alivio, ya que no quería quedarme parada sin hacer nada, me subi y tuve que buscar un asiento, otra cosa mala. Pero que todo el dia iba a ser malo? Una respuesta: si. Y esto solo comenzaba.

-Hey!- me dijo un chico de unos 15 años, con un peinado muy típico de los chicos buenos – siéntate aquí, alcabo no creo que nadie mas lo valla hacer.
“debe ser por algo” pensé, pero mejor no dije nada. Me sente y el comenzó a hablarme. “metiche!”

-soy… soy Tomas, pero dime Tom.-me dijo el algo nervioso y alzo su mano para que la estrechara, pero yo solo la vi, y no por ser grosera, pero era por su propio bien, me voltee y segui hablando.

-Valerie.-le dije pero no lo miraba a los ojos, tal vez veria ese tono tan raro que tenían hasta ahora.

-ojala y no seas la única nueva este año.- me dijo, y le segui la platica.

-ojala-repeti pero, como sabia este chico que era nueva? Y fue otra cosa que no quise decir.

Seguimos hablando pero quise evitar el porque estaba aquí, o de donde venia? Que le habían pasado a mis padres y cosas asi. La verdad no quería convivir mucho con los humanos puesto que ya tenia un plan en mente: huir, huir lejos de aquí, y pensar en una nueva vida.

En las clases tuve suerte, como era inicio de año no tenían que presentarme pero unos se dieron cuenta de que yo era de las mas nuevas. Otros chicos sabían de mi, ya que vivian por la calle donde yo vivía. Los maestros no me pusieron todo un interrogatorio acerca de mi familia… por decir algo.

En la hora del almuerzo me limite a ir a la cafetería, yo que rallos tenia que ir hacer alla? Aguantarme las ansias de devorarme a cualquier muchacho? No. Asi que no me acerque.

Se me ocurrió algo, Kathleen me había dicho “ve al baño cuando puedas, o si quieres alejarte un poco de ellos, creerán que una parte de ti si es humana” y eso ice, me encerré en el baño y pensé unos cuantos minutos.
Escuche como un grupo de chicas entraban al baño, hablaban acerca de hombres, de maquillaje, del relleno de sus brass, hasta criticaban a otras chicas, me irritaba que la gente hablase mal de otra a sus espaldas, pero bueno, hasta yo hacia eso, a veces. Me Sali casi corriendo del baño pero no me percate que empuje con la “fresa mayor”.

-Fijate por donde caminas. Quieres?

-Claro. –le dije pero ya iba a salir cuando me agarro por el brazo para que volteara a verla, pero lo solto rápidamente.

“diablos!” pensé “ se dio cuenta de mi temperatura” pero lo que a ella le llamaba la atención eran mis ojos. Ya que los miraba y era muy raro que ahora mirara a alguien a los ojos, de no ser que fuera mi hermano o Katt.

-estas helada! –comenzo a decir pero añadió- usas pupilentes?

-se te ve bien. – dijo la otra chica que la acompañaba pero otra le dio un codazo y mejor no dijo nada.

Sali del baño disiendo por debajo y muy bajito que no creo que lo habrían escuchado.
-si claro, lo que tu digas.

Iba caminando por el pasillo cuando vi a ese chico llamado Tom. Se me acerco y me dijo

-oye te estaba buscando. Donde estabas?

- en el baño

-ah, oye no te encontraste a unas chicas medio criticonas, que si son muy bonitas…pero son medio fastidiosas– ah si que a Tom le gustaban esas chicas, digo, para ser populares debían de ser bonitas y todo es.

- Si, pero no me dijeron nada malo, eso es bueno?

-si, wow!- dijo Tom algo sorprendido- enserio no te dijeron nada? – después añadió
mas bajo pero como quiera lo escuche. – tal ves ni siquiera te vieron.

-solo dijeron algo sobre mis ojos.-dije sin darle importancia y el me vio directo a los ojos.

-tienes un color muy raro de ojos,sabias? –dijo Tom, refieriendose a ese color que ya casi alcanzaba un tono dorado, ya que mi dieta era de animales, no se de donde sacaron eso Katt y Lucas pero resultaba, ya que no teníamos que matar personas y luego dejar a todo el mundo con un miedo hacia nosotros.

-si lo se-fue lo ultimo que le dije antes de que sonara el timbre y me fuera a un paso mas rápido de lo normal, la suerte que tuve fue que no estaba en la misma clase que Tom. Era malo que me alla ido asi pero no quería matar a nadie ahora, o eso decía una parte de mi mente mientras que la otra solo olia y saboreaba cada uno de los distintos aromas que había en cada salón, en cada clase, en cada pasillo.
Pasaron los días, semanas, mejor dicho. Hasta paso el dia de mi “cumpleaños” pero no le vi el caso de festejarlo, por llamar de alguna manera el hecho de que comprara un pastel, el cual no lo íbamos a comer, y pusiera un par de globos alrededor de la casa. Pero aun asi no fue tan malo.

Pasaron mas semanas y la entrega de calificaciones se dio, bueno, no Salí tan mal como yo quería pero tener entre buenas y malas calificaciones hacia que no llamara tanto la atención. De vez en cuando iba (me obligaban) a ir con el psicólogo de la escuela, solo por mi anti sociabilidad. Pero siempre que me preguntaba algo estúpido yo solo lo miraba con cara de “ no me interesa, ya me puedo ir?” otra veces en que no decía nada, hasta tal punto que se hartaba y me dejaba salir.

-No me satisface su calificación en este examen.- me dijo la maestra de ética, esa era unas de las peores clases, pero tenia que soportarla.

-Como si eso fuera muy importante.-dije y no medi bien mi tono en la voz, ella lo alcanzo a escuchar y me vio muy desafiante.

-Sabias que por falta de respeto podrías reprobar todo el año? Sabias que…-blablabla eso era lo único que escuchaba mi cabeza, no me interesaba siquiera estar ahí, lo único que pensaba era en controlarme, era fácil cuando acaba de cazar, pero a 2 semanas de no comer algo? Ya me había excedido en el tiempo. – por lo menos deberías estar en la clase!

La maestra interrumpió mis pensamientos pero yo puse mi cara inexpresiva, eso era algo bueno de ser un vampiro, tus gestos muchas veces ni siquiera te delataban.

-Pense que la clase trataba acerca de los derechos de los adolescentes? –le dije y esta se callo, justo en el momento que toco la campana, todos salimos y no iba a quedarme con la maestra del “respeto”

Pasaron mas días y semanas. Aburridos todos. Si no me castigaban por mis respuestas tan obvias lo hacían por mi falta de paciencia o lo fuerte que le daba a alguna pelota de educación física, que una vez casi deje inconsciente a una chica.

Ya tenia planeado mi plan, mas o menos. No podría soportar un dia mas ahí, por lo menos en menos de una semana tenia que salir. Dejaria a Lucas y Kathleen solos, pero ya no tendrían que pasar por mi cuando me citaban a una junta por mi mal comportamiento.

La suerte vino a mi el dia en que pusieron en alerta la escuela, una alerta por un virus de gripa...

1 comentario:

  1. wooooooooooooo tu nove esta re bueno...espero q sigas escribiendola!!
    pork de verdad me gusta mucho!!

    ResponderEliminar